viernes, 10 de junio de 2011

BLACKWOOD MANOR: Capítulo 5 (2/4)


Harriet se sentó en el sillón que estaba junto a la ventana, y allí se dedicó a pensar. La conversación con Sofía la había agotado, o quizás es que necesitaba estar un rato a solas. Con Clarisse solían charlar largo y tendido por tardes enteras, pero también se otorgaban tiempo para ambas; valiosos momentos de privacidad y reflexión en solitario.
La joven lanzó un profundo suspiró y cerró los ojos. Se sentía agotada, aunque no sabría decir si por el vertiginoso suceder de los acontecimientos o por su conversación con Sofía. Sin importar cuál fuera el motivo, debía agradecer tener la cabeza en otros asuntos, y no concentrado en sus propias desgracias. Pensar en su padre la llenaba de una profunda angustia. Se preguntaba dónde estaría, cuál sería su estado, y si aún… y si aún seguía con vida.
Harriet sintió un dolor punzante a nivel de su corazón, y lanzó un silencioso gemido. Había logrado por muchos días contener su sufrimiento, y permanecer tranquila, pero ya no podía seguir fingiendo. Su padre se encontraba gravemente herido, muy lejos de sus seres queridos y de su hogar. Cuando llegó la carta informando de su estado, Harriet insistió en ir a acompañarlo y así cuidarlo por sí misma, pero tía Margareth y tía Judith no se lo permitieron. Decían que un campamento militar no era un lugar para una jovencita como ella, lleno de hombres y de los horrores de la guerra.   
Dos lágrimas solitarias se deslizaron por sus mejillas. No sabía qué es lo que haría si su padre llegaba a morir. Tenía a Clarisse, sí, pero su padre era irremplazable, al igual que su abuela. Todos consideraban a Harriet una mujer fuerte, capaz de soportar los embates de la vida sin retroceder, pero ¿era eso cierto? Su corazón quedaría destrozado si perdía a su padre, y dudaba que luego pudiera volver a componerlo.
-        ¿Miss Harriet? ¿Está usted despierta?- oyó una vocecilla suave y melodiosa provenir del otro lado de puerta.
Con un rápido movimiento, Harriet se secó las lágrimas y se recompuso en apenas unos instantes. No era educado, ni decoroso, que una dama dejara entrever sus sentimientos, y aún menos, que la vieran llorar.               
-          Adelante- contestó poniéndose de pie.
Una jovencita delgada, y tímida sonrisa, entró al cuarto y le tendió dos sobres. Harriet ya la había visto antes. Era una de las doncellas que Mr. Wontherlann había contratado para la atención de sus nuevos invitados, y mientras durara su estadía en Blackwood Manor. No debía tener más de 16 años, calculó Harriet, y sus ojos brillaban una calidez especial. Le pareció una buena muchacha, y por eso, Harriet simpatizó de inmediato con ella.
-        Muchas gracias- le dijo recibiendo las cartas.

-        Una de ellas ha llegado esta mañana para usted, señorita- le informó respetuosamente.
Harriet frunció levemente el entrecejo, extrañada y curiosa a la vez. ¿Quién podía haberle escrito? Era demasiado pronto para recibir una respuesta de su abuela. La última carta de la había enviado una semana atrás. Dudaba que le hubiera llegado su mensaje aún.
-         Y la segunda, se la envía el señor Conde.

-        ¿Mr. Wontherlann?- preguntó Harriet.

-        Sí, señorita. Son las invitaciones para el baile que se celebrará esta noche.
Harriet le dirigió una mirada llena de sorpresa. ¿Un baile? ¿Había oído bien?
-        Sí, Miss Harriet- afirmó la joven sonrojando al instante-. O eso, al menos, es lo que he oído decir a Mrs. Atwater.

-        Pues veamos si es cierto.- La doncella, al ver que se disponía a abrir la carta, se apresuró en dejar la alcoba, pero Harriet la detuvo-. No, no te vayas aún. Quiero que me acompañes a desentrañar este pequeño misterio. Pero, primero, ¿cómo te llamas?

-        Denisse, señorita.

-        Denisse, ¿te parece si averiguamos juntas si los rumores que has oído son ciertos?
La muchacha no dio su consentimiento de forma expresa, pero su sonrisa y el brillo de sus ojos resultaban más que elocuentes. Harriet abrió el sobre remitido por Mr. Wontherlann, y procedió a leer el mensaje en voz alta.
Efectivamente, el Conde la invitaba a un baile que se realizaría aquella misma tarde, y al que esperaba que asistiera. Debido a los preparativos para la fiesta, el almuerzo sería servido en sus propios cuartos por aquél día, siendo la hora de inicio de la celebración las 7 de la tarde.
-        Será un baile bastante reducido, ¿no crees?- bromeó Harriet.

-        No lo sé, señorita. Jamás he estado en un baile antes- les contestó la muchacha con verdadera ilusión-. Pero he oído decir a Elene que trece personas no es un mal número.

-        ¿Trece, has dicho?

-        Sí, señorita- contestó la joven.
Harriet iba a interrogarla al respecto, pero la repentina entrada de Sofía a su cuarto impidió que lo hiciera.
-        ¡Harriet!- exclamó con una nota de características similares a la que ella misma había recibido de Mr. Wontherlann en su mano derecha-. ¡Habrá un baile esta…!- Pero se calló de inmediato al ver a Denisse en el cuarto.

-        Miss Sofía- la saludó la doncella.
Sofía apenas le dirigió una fugaz mirada. Era evidente que su presencia le molestaba, y se lo hizo notar con toda claridad.
-        Gracias por todo, Denisse. Puedes retirarte- le dijo Harriet dirigiéndole una cálida sonrisa.
Nerviosa y avergonzada, la doncella se disculpó ante ambas jóvenes y se retiró de la habitación.
-        No tenías por qué ser tan fría- la reprochó Harriet.
Sofía hizo caso omiso de su comentario, y le mostró la carta que llevaba fuertemente apretada entre sus manos.
-        Habrá un baile esta noche.

-        Lo sé. Acabo de leer el mensaje.

-        Mr. Wontherlann espera que asistamos, ¿crees que es prudente hacerlo?

-        Imprudente sería rechazar su invitación, Sofía. Y tú lo sabes.
La joven suspiró profundamente, y cerró los ojos.
-        Harriet, la verdad es que…- vaciló-. Realmente no sé cómo enfrentar esto. Primero, está ese descarado de Julián Ranford, ¿qué ocurrirá si acosa a Agnés durante el baile? ¿Comprendes mi angustia?
Harriet se acercó a ella, y cogiéndole ambas manos, se las estrechó con ternura.
-        Sofía, te entiendo, pero no debes preocuparte. Nos mantendremos junto a Agnés, y procuraremos que Julián Ranford no la moleste- dijo-. Pero debes comprender también, que no siempre podremos estar a su lado para protegerla. Esto le servirá para fortalecer su carácter- aseguró-. Además, los Beckesey somos una familia fuerte, Sofía. Nuestro abuelo logró recuperar toda su fortuna, y encarar el reproche social sin rechistar. ¿Qué te hace pensar que no podremos sobrevivir a un baile? 


16 comentarios:

Scarlett O¨Hara dijo...

¡Un baile!, eso si que no me lo esperaba. En realidad lo encuentro un tanto precipitado, auqnue en cierto sentido tambien tiene un fin practico, y es que un baile es el mejor sitio para conocer gente, y en ese casa con tantos extraños son necesarias muchas presentaciones.
Me temo que si Julian se atreve a mirar mas de la cuenta a Agnes, Sofia acabará echandole el ponche a la cabeza o algo peor...jejeje
Besos:)

Eileen dijo...

Sin lugar a dudas, todos piensan que es muy precipitado tener un baile a esas alturas, en especial, teniendo en cuenta que muchos de sus compatriotas estaban luchando en la guerra. Pero como tu dices, no hay mejor momento para conocerse y compartir; el ambiente estaba muy tenso, y Mr. Wontherlann lo sabía, aunque no había tomado en cuenta el charlatán de Julián Ranford, entre otras cosas jajajaja

Besos.
All the love.

Citu dijo...

Estoy ansiosa por saber que pasara en el baile un beso y cuidate.

Anna Princesa dijo...

¿Un baile? wooooo me muero por saber que sucederá en ese baile, con el temperamento de sofia me imagino de todo jeje.

besotes

AKASHA BOWMAN. dijo...

Perdón por el retraso. Te digo como digo siempre a mis amigas queridas: "no te preocupes si ves que me retraso un poquillo, aunque tarde soy siempre segura" (^_^).

¿Sabes? Comprendo a Harriet. La pobre señorita estaba acostumbrada a una cotidianeidad muy diferente de la que ahora encuentra al lado de Sofía (no olvidemos que Sofía pese a ser noble y sensata a menudo resulta un tanto fastidiosa con su rol de eterno Pepito Grillo) y que pese a encontrarse en estos momentos hospedadas en Blackwood Manor- entorno lujoso y mágico donde interaccionar con caballeros apuestos está a la orden del día- no debemos olvidar que las joves tienen a sus parientes en la guerra y que la preocupación por su vida y su salud es una constante. Y aunque Harriet revista su alma con una coraza no puede evitar que la duda y la debilidad hagan mella en su corazón. Es fuerte, sí, e intrépida en ocasiones... pero es una mujer, un ser humano al fin y al cabo que precisa que lo conforten y lo protejan y lo cuiden. ¿Acaso la feroz águila no muestra su lado más tierno cuando se encuentra entre sus polluelos?

No me parece precipitado un baile. Resulta como una especie de presentación oficial y me parece muy bien. ¡Todas las damas nos desvivimos por los bailes!

Otra cosa: me gusta que Harriet se muestre cercana con la joven doncella. No podemos decir sin embargo que Sofía se haya mostrado brusca con ella, en absoluto, en aquella época la sociedad era terriblemente clasista y las posiciones sociales estaban muuuuy jerarquizadas. Las señoritas no solían hablar de asuntos privados delante de la servidumbre y tampoco manifestar sus emociones. Me ha gustado que hayas mencionado eso (ya sabes que yo adoro la literatura didáctica.)

Bueno, pues ya, habrá que ir almidonando nuestras mejores prendas para el gran evento ejjejeje

Y Sofía haría bien en cubrirse ella misma la retaguardia y no sufrir tanto por Agnes ;)

Besitos linda, nos vemos en un baile jeje

PD. Nuevamente perdona por la extensión, espero que te vayas acostumbrando.

Lil dijo...

¡Hola!
Aquí estoy otra vez. Te comento directamente en esta última entrada, porque he tardado tanto... (me las he leído todas ahora mismo, y he tenido que dejar lo que estaba haciendo para seguir leyendo...)
Para empezar, tengo que decir que la historia está cogiendo un rumbo que me encanta, además de lo genial que lo haces escribiendo.
La presentación de los cinco caballeros me ha parecido estupenda, y estoy ansiosa por leer qué pasará en el baile porque estoy segura que allí se descubrirán muchos carácteres. ¿Por qué Adam se comporta de tal forma? Y Julián, ¿es así realmente o sólo se esconde? No he podido evitar sentir simpatía por Felipe y su hermano.
Cuanto a las tres primas, espero que Sofía se "suelte" un poco, que no sea tan estricta con sí misma, y que deje de sobreproteger a Agnés, quien necesitaría un poco de confianza en ella. Harriet me parece tan estupenda como siempre, y ver que sólo aparenta ser fuerte pero que en realidad la preocupan ciertas cosas muy razonables, me gusta (además de su comportamiento con la doncella).
No me alargo más, sólo espero la siguiente entrada :)

Besos

Eli dijo...

Hola, ahora que tenía tiempo he aprovechado para leer tus capitulos, y me he enganchado a la historia!! El futuro Conde me ha llamado la atención y espero saber pronto de él, de la misma manera que Richard. También me muero de ganas por saber que hará Julián con la dosis de licor necesaria, pobres chicas, o no tan pobres ;) Espero que publiques pronto ^^ Yo también ansío el baile, me muero por saber que ocurrirá!!

Por cierto, he tardado tanto en comentar porque blogger no me permite dejar comentarios en tu blog, no se por que será :S

Celia Cry4u dijo...

Hola!! He empezado a leer tu blog y, de verdad, me he sentido metida en la historia como si hubiese hecho un viaje en el tiempo y hubiera estado en la época Victoriana....
Sube pronto el siguiente capítulo!!
Besos <3

Eileen dijo...

CITU: Pues estaremos en el baile juntas!!
Besos!!
Cuidate!!

Eileen dijo...

ANNA PRINCESA: Si, sin lugar a dudas habrán varias sorpresas en ese baile y un choque colosal de carácteres jajaja

Gracias por comentar!!
All the love.

Eileen dijo...

AKASHA BOWMAN: ¡¡¡Querida mía!!! Estaba segura que tarde o temprano aparecerías. Tranquila, soy una mujer paciente jajajaj Ya te dije que me encantaban tus comentarios, y aún más que te explayes todo cuanto quieras.

Toda la razón: la pobres jóvenes tienen sentimientos, y aunque Harriet parece fuerte, su corazoncito está sufriendo por dentro. Es una mujer fuerte, sí, pero no de acero.

Sin lugar a dudas, la actitud de Sofía es sólo un reflejo del sentir de la sociedad en esa época. No podían rebajarse a tratar con la servidumbre, ya que no era decoroso. Asi que podríamos decir que nuestra Harriet es una chica con ideas muy particulares pata su época.

Nos vemos en el baile, Akasha!! Prepara tus mejores galas y veamos el desarrollo de los acontecimientos!! Quizás hasta podamos bailar con algunas caballeros...¿no?

Besos!!

Eileen dijo...

LIL: ¡¡Lil, amiga!! Que bueno que te pasas por aqui, se te extrañaba por Blackwood Manor. Es cierto, Sofía quizás debería dejar a Agnés coger un personalidad. Sobreprotegiéndola sólo le hace daño.
Sin lugar a dudas, en el baile descubriremos algunas cuantas cosas de nuestros protagonistas, además de ciertos personitas que se han agregado al tenso ambiente de la mansión de los Blackwood.

Querida, no puedes faltar al baile!! entendido?? Nos encontramos en él.

Besos.

Eileen dijo...

ELI, sin lugar a dudas, el futuro conde de Blackwood llama la atención, aunque diría que cada uno de los hombres tiene su encanto particular, y personalidades distintas, las que se irán acentuando a través del relato.

Tan distintos como las tres primas Beckesey!!!

Y no te preocupes. Quizás no puedas comentar, pero tu presencia vale. Siempre sabré que estás por ahí.

Espero que la historia te siga gustando, y que los acontecimiento en Blackwood Manor sigan siendo de tu interés!!

Besos

Eileen dijo...

CELIA: Gracias por comentar!!! Aprecio tu opinión. Gracias a ellos, iré perfeccionándome día a día.

All the love.

AKASHA BOWMAN. dijo...

Aaaaay, me encanta el conde de Blackwood... él era mi Thomas Davenport en la novela pasada; jijijiji y del señor Dorian ni te digo jejejeje

Oye, con semejantes personajes no creo que pueda resignarme a permanecer como "florero".

Besos reina.

Eileen dijo...

Ni yo, Akasha!!! Ni yo!!! ¿Qué te parece si agrego un par de artistas nuevas a la novela? Miss Akasha Bowman y Miss Eileen,jajajja quizás asi algún caballero se fije en nosotras. ¡¡Yo me quedo con Adam Wontherlann o con mi bribón Julián Ranford!!

Besos querida!!!!!